Qué mas podemos perder…

Somos una sociedad que ha sido encaminada a un neoliberalismo que oprime desde el fondo todo el tiempo, no sé si no lo habían notado, pero hoy es muy fácil que aquella persona que ya es rica, multiplique esa riqueza exponencialmente y aquel que se encontraba en una clase media apenas viviendo con lo esencial, hoy caen en picada y sin algún tipo de salvavidas a la vista.

La mayoría de las personas tienen en mente todo el tiempo que la culpa de nuestra realidad está en manos de la clase política, creemos que las malas decisiones y por supuesto que los altos niveles de corrupción son las causantes de que a nuestro país se lo este llevando una corriente que para nada nos conviene y a la que no habríamos pensado llegar hace algunos años, es una realidad preocupante y desalentadora para aquellos que se encuentran de este lado de la embarcación.

Estamos viendo una lista enorme y en continuo crecimiento de desigualdades, de problemáticas con la información, de situaciones de riesgo para nosotros y nuestras familias, el vivir cuesta hoy mucho más pero a la par se nos muestra la puerta de entrada al paraíso en el que viven las altas esferas de la nación y del mundo en donde todo es posible, donde enfermarse puede ser una situación común con una solución sin mayor complicación, donde la comunicación, el transporte no son lujos sino una realidad, inclusive una sana alimentación es posible sin tener que gastar algún excedente o al menos no es problema alguno, todo lo podemos ver gracias a las redes sociales y pareciera que estamos inmersos, vemos a los líderes de opinión haciendo videos en youtube y compartiéndonos de su realidad y eso nos hace partícipes pero como espectadores solamente, así se nos crea un pensamiento que nos hace creer que todo mundo puede vivir bien, que está al alcance de todos, pero en la práctica la situación es de origen casi imposible.

Pero bueno esto al leerlo quizás sea tan real que parezca obvio que ya veamos nuestra realidad así, la diferencia o por lo que me atrevo a hablar sobre ello es lo alejados que estamos de entender “la realidad” en su totalidad, lo vemos hoy con la problemática que surge en solo declaraciones que puede hacer el ahora presidente de Estados Unidos en contra del pueblo mexicano, el les promete a esas clases que están a punto de desaparecer, resurgir de entre las cenizas y generar un país mucho más competitivo y poderoso que lo que son ahora, los americanos luchan por sus ideales y sus políticos no les venden espejos, les centran en la realidad que como nación son capaces de adoptar con un poco de presión a lo que les rodea (como siempre lo han hecho), ¿nosotros qué haríamos si surgiera un “Trump” entre nuestras trincheras y nos prometiera un cambio por nuestro bien, qué pasaría si pudiéramos entender que solo así el Neoliberalismo tendría fin y de ninguna otra manera?, yo simplemente al hablar creo con fervor que nuestra realidad es inamovible, estamos encasillados a vivir esta realidad y no hay nadie que parezca querer hacer algo para modificarlo un pelo.

Mi discurso no es político, no solo veo la situación de Estados Unidos, lo veo en Rusia, aquella que está muy bien posicionada, gracias a un hombre que ha sabido luchar y dejar en claro cuales son los intereses de su pueblo, la pregunta aquí es ¿y nosotros cuando?.

Sobre el tema de Trump, obviamente sus comentarios y su forma de manejar el poder son una locura, lo interesante no está hoy en lo que el presidente de los Estados Unidos diga y haga por que al final somos una nación independiente, (que depende del vecino del norte en más del 80% pero independiente al final), sino en lo que nuestro hoy presidente opte por tomar como medida a favor de los mexicanos que en su mayoría están fuera del círculo de la opulencia nacional, el no es un Trump ni un Putin, pero ¿realmente velará por nuestros intereses?.

Con nuestra realidad aterrizándonos de manera drástica en incontables ocasiones y dejando claro las desigualdades que existen en clases que hasta hoy se han marcado de una manera mucho más drástica, pero que sostienen en realidad a la economía de nuestro país y el de Estados Unidos, una dando de mal comer, mal vestir, mal vivir y mal pensar a la otra, todo está escrito, solo hace falta llegar al punto en el que se fundamenten nuestras posiciones y sepamos en que lugar merecemos estar, pero al final ambas clases se necesitan, qué más podría perder una persona de la clase trabajadora y así qué mas podría perder México en ese sentido.

Por: Robert Zuriaga @ZuriagaRed

Poeta onírico, bebedor de letras, fumador de palabras. Amoroso con los vinilos, adorador de melodías, coleccionista de imágenes, cantador y cantante en Red Pilots. Alma vieja viajera en el tiempo.