La solución o el problema…

Había ido por la tarde, muy confiada de que acudía con antelación respecto a la fecha límite y de que siendo mitad de semana seguramente no habría tanta fila. Y en efecto, la calle estaba desierta pero, al entrar al verificentro, algo no cuadraba. Se acerca a mi uno de los empleados y me pregunta si traigo cita, le respondo que no, y con su risita sardónica me dice “venga mañana por la ficha, llegue tempranito, como a las 5 porque sí hay mucha gente”. ¿¿¿¿Qué????.

Ahí va Maru a la desmañanada y efectivamente ya había fila, de hecho ya le daba una vuelta a la manzana. Por ahí de las 8:15 me dieron mi boletito que indicaba que sería atendida hasta las 11. ¡Plop! Después de aquella experiencia ya me estaba preparando nuevamente para lo peor… pero no contaba con su astucia y nuevamente me sorprendieron, pues con la bendita tecnología saqué mi cita por internet en el día y hora que había disponible y que más me convenía, imprimí la confirmación y acudí conforme a lo indicado.

Tiempo de espera 58 minutos, por lo menos eso decía la pantalla del área de atención ciudadana. Para esto, ahí me tienen la tarde previa y la mañana de ese mismo día volviendo a revisar que aparecieran en el sistema todos mis pagos de tenencias, que no hubiera multas, que llevara la tarjeta de circulación y la constancia de la verificación anterior, (más el cuerno del unicornio y un calcetín por si hay que liberar algún elfo…), así como el efectivo para el pago de los 497 pesos del trámite. Uff… Más me estoy tardando en escribir esta columna que en salir con el nuevo engomado del semestre. Sí señoras y señores, veinte, veinte minutos, de verdad, desde que llegué hasta que me fui. Tenía la cita a las 10:30, arribé a las 10:26 y no había nadie más que yo, casi inmediatamente fui atendida, cotejaron documentos, procedí al pago y finalmente la revisión del Marumóvil. Eran las 10:46 cuando la señorita terminó de colocar la calcomanía. ¡Vámonos!

Y no, no es que me encante ir a hacer estos trámites, como lo escribí la semana pasada, es una monserga. No, tampoco es que me haga muy feliz pagar y pagar y pagar por el lujo de tener un automóvil, menos me agrada el hecho de cumplir con todos los requisitos y no poder circular a falta de otras medidas más eficaces contra la contaminación. Ni qué decir de lo desagradable que es, que para usar vías más rápidas tengas que desembolsar una vez más y de todas formas te quedes atorado en el tráfico; y que encima de cumplir con mis demás impuestos me encuentre las vialidades cerradas por manifestantes, en volátil reparación o en terrible y peligroso estado. Pero si hay que hacerlo, hay que hacerlo y para mi, como creo que para muchos ciudadanos el uso de un auto es básico. Por eso, entre tantas quejas también se debe reconocer la parte que es buena y en mi caso ha sido de gran aplauso el sacar una tarjeta de circulación en 8 minutos y verificar en 20. Seguramente habrá quien no haya corrido con mi misma fortuna, pero entonces habría que ver si la autoridad no está haciendo su chamba o si nosotros estamos fallando como ciudadanos. Es muy fácil echarle la culpa al gobierno, pero esto, literal, es una calle de doble sentido. De aquí para allá y de allá para acá No se vale llegar a hacer el trámite y salir con “¿Y no me lo puede pasar así?”, “es que no sabía que pedían ese papel”, “es que no tengo internet”, “es que se me hizo tarde pero sí alcanzo, ¿no?”. Sí tenemos 10 minutos para estar revisando nuestras redes sociales, entonces también tenemos 10 minutos para llegar antes a la cita, para previamente visitar las páginas donde estén los requisitos y si no tienes acceso a una computadora tan fácil como hablar por teléfono y preguntar y/o sacar la cita. De extorsiones, falsificaciones, incumplimientos, malos tratos y burocracia hablamos otro día, porque de que los hay, los hay. (Y además acaban de notificar que para la segunda mitad del año las evaluaciones van a ser más estrictas en los verificentros). Pero como ciudadanos hay que tomar en cuenta que ya no se vale criticar por deporte, ni poner pretextos que ni nosotros entendemos. ¿Eres parte de la solución o eres parte del problema?

Consulta de pagos: https://data.finanzas.cdmx.gob.mx/consultas_pagos/

Infracciones: http://www.finanzas.cdmx.gob.mx/sma/consulta_ciudadana.php

Tenencias: http://www.finanzas.cdmx.gob.mx/consultas_pagos/consulta_adeudosten.php

Por: Maru Iniestra @MaruIniestra

Comunicadora, Locutora y ‪#CommunityManager No, no soy una niña normal, si lo fuera no me leerías ‪#Psicología ‪#Salud ‪#Sexualidad ‪#Música ‪#Cine ‪#EresLoQuePosteas