Incierto, el porvenir del Cine Ópera

Tras ser anunciado un proyecto de rehabilitación del inmueble, aún no se dan detalles al respecto

En julio pasado fue anunciado, de manera prematura, la creación de un proyecto de rehabilitación del Cine Ópera por parte de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, en colaboración con otras instituciones, pero hasta el momento no existen actualizaciones sobre el rescate del inmueble.

Desde 2011, el recinto estilo art decó de la colonia San Rafael, se encuentra bajo la protección del actual Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), y tras los trabajos de restauración que ya se llevan a cabo en el Cine Cosmos y La Perulera, ambas en la Alcaldía de Miguel Hidalgo, la recuperación del cine parecía toda una realidad.

El titular de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, José Alfonso Suárez del Real, aseguró a un diario de circulación nacional, que en pocos meses daría a conocer un proyecto con la finalidad de “rescatar y rehabilitar este espacio, para dedicarlo a las artes cinematográficas”, así como de vinculación con trabajos de realidad virtual.

En el momento de las declaraciones del funcionario, en julio pasado, se encontraban en proceso de “la firma de un convenio macro con la Secretaría de Cultura Federal, las instituciones, INBAL y una institución extranjera que es la que tiene el interés de revitalizar el espacio en función a las nuevas formas de la cinematografía”.

Su rescate respondía a la necesidad de un recinto que albergara “las nuevas actualidades cinematográficas”, así como la inmersión, pues pretendían involucrar directamente al espectador en el documental, película o cortometraje que fuera exhibido.

Y aunque no reveló el nombre de la institución extranjera involucrada, se sabe que el país interesado es Francia, pues aseguró que el vínculo permitiría el intercambio de contenidos, muralísticos por parte de México, y por el lado extranjero, piezas de Van Gogh o Gustav Klimt.

El avance del proyecto, que no se ha dado a conocer, podría ser lento debido a la situación legal del inmueble, misma a la que hizo referencia Suárez del Real, quien también refirió que el cine “se mantiene en buenas condiciones a pesar del abandono y a pesar de que prácticamente desapareció el techo de lámina”, y destacó que personal del INBAL limpia el inmueble y evita la proliferación de plagas.

Historia de la sala cinematográfica

El proyecto corrió a cargo del arquitecto Félix Nuncio y el escenógrafo Manuel Fontal, quienes decidieron que el inmueble debería reflejar el apogeo de la Época de Oro del cine mexicano, de ahí que haya sido diseñado con todas las peculiaridades del estilo art decó, con balcones, ventanales, muros de espejo y candelabros de cobre. Debía mostrar esa riqueza.

Durante su inauguración, el 11 de marzo de 1949, fue proyectada la película Una familia de tantas del director Alejandro Galindo, sin embargo, de lo que más habló la gente fue de la majestuosidad que se podía ver en cada rincón del cine. La fama fue tan grande, que se convirtió en uno de los sitios más importantes de la ciudad durante 36 años.

Tras el terremoto que azotó a la capital el 19 de septiembre de 1985, el Cine Ópera dejó de funcionar, pues su pantalla se vino abajo y el lugar sufrió algunos daños menores. En 1993 fue reinaugurado como sala de conciertos, donde se presentaron bandas como los Héroes del Silencio, Mercyful Fate, Human Drama o Bauhaus.

Fue precisamente durante la presentación de Bauhaus, que ocurrió el incidente que terminaría con el cierre definitivo de este centro, pues ante la falta de localidades disponibles, muchos jóvenes punk decidieron entrar por la fuerza tanto al salón principal como a la gayola. El evento ocurrió el 12 de octubre de 1998.

Durante varios años no hubo noticias respecto al inmueble, sin embargo, ha sido locación de cintas como Hombre en llamas (2004), protagonizada por Denzel Washington; de los videoclips Amor Clandestino de Maná; Morfeo de Disco Ruido! y Lluvia de Estrellas del dueto pop Jotdog.

Además, el músico y cineasta Michael Nyman realizó una serie de fotografías y videos con la finalidad de crear conciencia del inmueble como patrimonio cultural de la Ciudad de México, mismas que se presentaron en Zona Maco y el Museo del Chopo.

Las imponentes estatuas que cargan las máscaras de la comedia y de la tragedia, continúan vigilantes en la fachada del Cine Ópera del que se desconoce el futuro, pero que, luego de 21 años en el abandono, aún es uno de los más emblemáticos de la capital mexicana.

Comparte: