El Desprecio a la Ciencia

No es ninguna novedad que históricamente los gobiernos de este país han menospreciado de manera sistemática el desarrollo científico del país.

Pues es bien sabido que durante los sexenios pasados el porcentaje dedicado a este rubro otorgado por los distintos gobiernos ha disminuyo sistemáticamente año con año.

Y con el cambio de gobierno la comunidad científica y una gran parte de los ciudadanos esperaban que se incrementara de manera significativa el apoyo a esta actividad.

Pero todo quedó tan solo en una esperanza, y aunque técnicamente pueden argumentar que cada año se destinan más recursos de acuerdo a la cantidad otorgada, que se espera pase de 91,390 millones de pesos asignados en el 2019 a 98,317 millones en el 2020, tan solo representa el 0.38% del PIB, cuando por mandato constitucional se debe de otorgar por lo menos el 1%.

Resultado de imagen para ciencia mexico

En contraste países como EE.UU o la UE entregan a la investigación científica más del 2.5% de su PIB.

El caso más reciente de este comportamiento involucra a la CONABIO, organismo que se dedica a la catalogación e impulso de todo lo que involucre las especies vivas que se encuentran dentro de nuestro territorio, el cual sufrió un recorte presupuestal porque, en palabras del titular de la SEMARNAT, Victor Manuel Toledo, “su funcionamiento como un fideicomiso privado público es improcedente con la nueva política de austeridad promovida por el presidente de México”.

Resultado de imagen para victor manuel toledo manzur semarnat

Eso a pesar que durante 27 años, desde su creación la CONABIO solo se ha gastado 827 millones de pesos, una bicoca comparada con el presupuesto anual otorgado a los partidos políticos el cual será de 5239 millones de pesos para el 2020.

Si consideramos que México está catalogado como el 5to país con mayor diversidad de especies vivas, entonces deberíamos optar por tener organismos que clasifiquen y promuevan la conservación de toda esa riqueza biológica.

Vamos más allá, pensemos cuanta riqueza química podemos generar a partir de la explotación racional de estos recursos, les cuento una historia: en la década de los 80 el gobierno chino contrato agrónomos mexicanos para desarrollar cultivos de cempasúchil mexicano en aquel país.

Hoy china es el primer productor de cempasúchil para uso industrial a nivel mundial y surte a las industrias avícolas y farmacéuticas  de las oleorresinas y la luteína, esto a pesar de que en México existan 32 de las 55 especies que existen de cempasúchil. 

Resultado de imagen para cempasúchil japon

Y de esos ejemplos abundan, mientras otros países con una menor biodiversidad apuestan a la investigación y el desarrollo de nuevos productos, en México con transformación o sin ella se sigue pensando que la ciencia es ajena al desarrollo del país.

En resumen en México todos los gobiernos piensan que la ciencia es un gasto, cuando en realidad es una inversión.

Por Netzahualcoyotl Paredes @NezaParedes

Comparte: